Francisco Salamone fue un arquitecto argentino que diseñó y construyó el mayor conjunto de edificios públicos de la provincia de Buenos Aires, comisionado por el gobernador Manuel Fresco en la década del 30.
Veinticinco localidades bonaerenses están marcadas por la inventiva ecléctica y el formidable poder de realización de Salamone (5 de Junio, 1897 – 8 de Agosto, 1959).
En sólo cuatro años, 1936 - 1940 el artista pobló la Pampa de palacios municipales, mataderos, cementerios, escuelas, plazas, monumentos, fuentes. También diseñó artefactos lumínicos de tubos flexibles de neón, amoblamientos urbanos y vitrales.
Su patrimonio se encuentra disperso en la inmensidad de la llanura. Saldungaray, Urdampilleta, Salliqueló, Coronel Pringles, Gonzales Chaves, Coronel Vidal, Laprida, Chascomús, Balcarce, Pirovano, Tres Lomas, Navarro, Vedia, Leandro N. Alem, Pellegrini, Carhué, Tornquist, Laprida, Azul, Guaminí, Cacharí, Chillar y Puan son testigos de las monumentales obras del arquitecto italo-argentino formado en la Escuela Otto Kraus (Buenos Aires) y graduado de ingeniero y arquitecto en la Universidad de Córdoba.
Abruma la enumeración pero es inevitable para dar idea de lo realizado por Francisco Salamone, cuya identidad es casi desconocida fuera de su área de intervención en territorio bonaerense. Sólo un par de obras lo representan en Buenos Aires, edificios particulares o restos de una malograda remodelación paisajística de la barranca de Vicente López.
Francisco Salamone fue precoz, pragmático, infatigable. Tentado por la política en 1923 se postuló a senador por el Partido Radical. Frustrado su deseo se dedicó exclusivamente a la profesión.
La colaboración con el gobernador de la Provincia de Buenos Aires fue breve (1936-1940) pero de inusual intensidad. Manuel Fresco le encomendó el ambicioso proyecto urbanístico Dios, Patria y Hogar y el solo enunciado del lema exime comentarlo.
El arquitecto cumplió con holgura la tarea con la que Fresco pretendía consagrar el perfil oficial en poblaciones rurales. No fue por azar que se eligieron comunidades que en su origen fueron fortines, avanzadas de la lucha contra los aborígenes.
La arquitectura afirmaba el triunfo de la "civilización" sobre la "barbarie". Se coronaba la Campaña del Desierto y la cesión que hizo el general Roca a sus lugartenientes de las tierras tomadas a los "bárbaros".
Las obras de Salamone -en opinión del director del Museo de Arte Decorativo, Alberto Belluci- merecen ser estudiadas por la sorprendente mixtura de autoritarismo, Art Decó, funcionalidad y escala colosal.
Ecléctico y aleatorio, Salamone desplegó su ingente energía creativa, capacidad de producción y ejecución sorprendente.
Desde otro ángulo interpretativo califican de "ciudad gótica" a las intervenciones urbanísticas de Salamone. Hay mucho de espíritu bizarro, de estética fascista pero su obra no deja de impresionar.
Diseminó en la llanura pampeana símbolos del poder y de la modernidad y erigió orgullosas torres que subrayan la infinita horizontalidad pampeana.
Homenaje al Ingeniero Arquitecto Francisco Salamone. Fotografías y videos de sus obras realizadas en la provincia de Buenos Aires entre 1936 y 1940.

Buenos Aires 08-08-2012

http://wradio.ws
"Aquí en estos pueblos miserables, en este confín del mundo, voy a construir los edificios mas asombrosos de que se tenga memoria. Estas torres y estos pórticos seran famosos, tan famosos como Nostradamus. Van a venir de todos lados, van a atravesar estas tristes praderas desiertas para verlos, y yo en cada uno de ellos, estare diciendo aquí estoy, este es Salamone"